Frases de Silvia Federici

40 Frases de Silvia Federici que te harán pensar

Silvia Federici es una escritora feminista y activista italiana. Sus libros más importantes traducidos al castellano son Revolución en punto cero, que aborda la cuestión del trabajo reproductivo y doméstico, y Calibán y la bruja, en el que trata de la caza de brujas como forma de anticipación al capitalismo en su exterminio sistemático de la disidencia.

Aquí recopilamos 40 frases de Silvia Federici sacadas tanto de sus libros, como de ponencias, charlas y entrevistas recientes, para que conozcas un poco más sus ideas.

Es un engaño que el trabajo asalariado sea la clave para liberar a las mujeres.

Ahora las mujeres tienen dos trabajos -el de fuera de casa y el de dentro- y aún menos tiempo para luchar, y participar en movimientos sociales o políticos.

 

La violencia es una constante en la vida de la mujer bajo el capitalismo.

Cuando decimos que se va a poner fin a la violencia, decimos que “se va a poner fin a todo el sistema.

frases silvia federici caliban y labruja PDF

Silvia Federici frases para reflexionar

Hay que comprender de dónde viene la violencia, cuáles son sus raíces y cuáles son los procesos sociales, políticos y económicos que la mantienen para comprender qué cambio social es necesario.

El ataque a las mujeres es un ataque a la cohesión de la comunidad y a la reproducción social.

Si las mujeres paran, el mundo para.

 

 

Atacar a las mujeres es la forma más eficaz de debilitar la cohesión de una comunidad.

Lo que llaman amor, nosotras lo llamamos trabajo no pagado.

Debemos de rechazar esa afirmación que dice que las mujeres siempre han sido oprimidas, primero porque en muchas comunidades las mujeres tenían poder.

 

Todos los sistemas de explotación precedentes, siempre han visto la riqueza no como trabajo humano, sino como tierra, bosques. El trabajo humano era importante para construir, crear, cultivar. Pero la riqueza fue conceptualizada por la riqueza material.

El cuerpo de la mujer es la última frontera del capitalismo.

silvia federici frases

El capitalismo se apropió del trabajo no pagado, se construyó sobre la degradación del trabajo de reproducción y del cuidado. Pero no es un trabajo marginal sino el más importante, porque produce sobre todo la capacidad de la gente de poder trabajar.

Frases de Silvia Federici, autora de Calibán y la bruja

Es importante reconocer que la violencia ha estado siempre presente en forma potencial en la relación entre hombres y mujeres en esta sociedad. Muchas mujeres son golpeadas si no han preparado la comida, a muchas mujeres se les dice que no deben salir de noche, que deben quedarse en casa atendiendo a sus hijos como una parte de reglamento del trabajo doméstico.

En las últimas dos décadas se ha dado una nueva forma de lo que Marx llamó “acumulación primitiva u originaria”, una nueva ola de ampliación sin mesura del mercado global, para lo cual debe desplazarse y destruir muchas comunidades. Se ataca a las tierras comunales pero también a las relaciones que produce la gestión comunitaria de la tierra.

 

El cuerpo de la mujer es tratado cada vez más como una máquina. Un ejemplo son los vientres de alquiler, en que a las mujeres que son fertilizadas no se las trata como a las madres de los bebés que engendran. Se les prohíbe, en los contratos que firman, desarrollar afecto por ese niño que van a parir.

 

Imagínate si las mujeres se ponen en huelga y no producen niños, el capitalismo se para. Si no está el control sobre el cuerpo de la mujer, no hay control de la fuerza de trabajo.

Tenemos una sociedad capitalista que después del fin oficial del socialismo idealizado ha mostrado su verdadera cara y ya no intenta disimular más con su cara democrática.

Las diferencias no son el problema, el problema es la jerarquía.

 

La delegación del poder tiene una función importante para el capitalismo, una función también desde el punto de vista del hombre trabajador asalariado. El trabajo reproductivo ha reproducido al trabajador hombre, permitiéndole no volverse loco mientras no trabaja y poderse presentar al puesto de trabajo en condiciones día tras día. Por lo tanto, hay una reproducción, pero también es una reproducción para el mercado de trabajo.

 

Frases de Silvia Federici sobre el ataque contra las mujeres por el capitalismo

El actual ataque a las mujeres es como el que se produjo en el periodo de la acumulación originaria.

Las mujeres son expulsadas de la tierra, marginalizadas, se penaliza el cultivo de subsistencia y el cuerpo también. Por eso, muchas mujeres en América Latina hablan de cuerpo y territorio, por la continuidad que hay en él.

Vivimos una nueva caza de brujas.

 

El trabajo doméstico no es un trabajo por amor, hay que desnaturalizarlo.

ES UN ENGAÑO QUE EL TRABAJO ASALARIADO SEA LA CLAVE PARA LIBERAR A LAS MUJERES.

La reinvidicación del salario para el trabajo doméstico ha sido muy liberadora porque muchas mujeres podían comprender así que lo que hacían era trabajo y era explotación, y no algo natural.

Eso que llaman amor es trabajo no remunerado.

 

Nuestro trabajo es democratizar la vida.

La sexualidad para las mujeres ha sido trabajo, no sólo lo que se denomina trabajo sexual, sino dentro de las familias. El acto sexual es algo que esperan de las mujeres, es parte del trabajo del hogar como cocinar o limpiar, es decir, es parte de la reproducción.

El feminismo tiene que buscar la estrategia de unir a muchas más mujeres para pelear por un cambio en nuestras vidas cotidianas. En los 80 y 90 con la globalización y con el neoliberalismo, se ha comercializado más nuestras vidas y la reproducción. Es por eso que tenemos que resistir a nuestros gobiernos que van en esa línea.

 

¿Cómo van a tolerar vivir en un sistema donde las mujeres, como sus madres, hermanas o amigas son embrutecidas por otros hombres?

Los hombres tienen que pensar en todas las mujeres que viven con miedo por la violencia de los hombres al límite de perder la vida. Los hombres le controlan a las mujeres el tiempo, la vida, sus espacios y su energía.

¿Dónde está el movimiento masivo de hombres que pelean en contra de las violencias hacia las mujeres? ¡Los estamos esperando!

Hacen asambleas, toman decisiones en conjunto… cuando ves esos espacios comunitarios, esos centros culturales, esos comedores populares, donde hay varias mujeres y jóvenes trabajando colectivamente, es una imagen muy poderosa.

 

Sería una pena si vamos a la calle todas contentas y después regresamos a casa.

La desvalorización está en el núcleo de la violencia.

La historia es escrita por los vencedores, y hay muchas historias que han sido destruidas.

El discurso de la igualdad es un discurso fraudulento, no estamos en igualdad de condiciones.

Globalización es el proceso en el que todo cambia, pero se mantiene la estructura de dominación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies